viernes, 23 de marzo de 2012

Si te contara.
Me he tragado el infierno,
y no se calla.

Entre líneas.
Una elegía a mis fracasos,
oportunidades perdidas y ganadas.

El límite.
En el borde de la cornisa,
distinguiendo el bien del mal.

Me sobresalto.
Te reflejas como las golondrinas en los charcos,
se diluye tu sombra.

Apareces.
Desapareces.
El silencio flota como una balsa de aceite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada