miércoles, 15 de julio de 2009

La ciudad está vacía.
Rostros inexpresivos y sentimientos sepultados
más profundo a cada minuto.

Torbellino de polvo en mi desierto.
Calendarios en rojo en la pared,
tachando los días que no nos quedan.

Se convierten en años si no nos vemos,
en siglos si no te escucho,
en eternidad si no te siento.

De noche, el tiempo retrocede en mi cama.
Me convierto en una manzana con gusano
y me devora tu recuerdo.

Cógeme antes de que toque el suelo.
Necesito volver a tu burbuja,
a perderme en tus manos.

Contigo conseguí olvidar,
sin ti, vuelvo a recordar, revivir, remorir, resufrir...
y sólo quiero vivir nuestro momento.

Estoy harta de echarnos de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada