lunes, 22 de junio de 2009

Mierda, mierda y mierda.
Me atropellan dos palabras.

Las que esperaba, las que aún no me atrevo a decir.
Sacar un cero en ciencia cierta.
Sentir a tu lado.

No quiero que me malinterpretes,
no quiero arrepentimientos. Ni tuyos, ni mios.
Siempre sería pronto, siempre es ahora.

Confusión y ambigüedad.
Entre lo que tengo y lo que no tendré nunca.
Los momentos interminables y los que acaban antes de empezar.

Todo termina en un par de días:
esa casa, los dos y lo que ya no sucedía.
Solucionar las dudas en tu almohada.

No quiero más promesas rotas.
Julio sólo tiene un día más de lo que hemos tenido nosotros.
Demasiado, si ya te echo de menos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada