viernes, 17 de julio de 2009

Mátame lento.
Tal y como lo hacías.

Ahoga mi silencio colándote en mis noches.
Destrozando mis días.

Ensucia esta melancolía.
Acaba con todas estas ilusiones.

Volvamos al siempre y al nunca.
Al quiero y no puedo.

Regresa y llévate todo esto.
Amaneceres sin vida.

Vivamos en negro.
En oscuridad, en lágrimas, en compañía.

Y ahora olvídalo.
Quédate donde estás y deja que siga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada