miércoles, 22 de abril de 2009

Necesito alcohol, tabaco,
drogas duras, blandas...autodestruirme.

Me superas casi tanto como me supero a mi misma.
Dudas más o menos existenciales no adecuadas para la supervivencia.
Conflictos emocionales taladrando el córtex,
zumbido en los oídos, temblor de piernas.

Lágrimas que pelean por quedarse junto a las pupilas,
olas dibujadas en ojos grises, parpadeando.
Más líquidos. Fluídos que recorren nuestro cuerpo y nos alborotan el alma.
Furtivos. Soñadores.

Esclavos de pasiones mal apagadas.
Brasas de cintura hacia abajo,
enloquecer hasta quitarnos la ropa.

Sudor, muelles, vantanas mal cerradas.
Manos que se avalanzan, que arañan, que engañan.

Melómanos al compás del colchón,
del cabecero contra la pared del vecino.
De tu garganta.

Cambiar los colores de la noche. Del blanco al rojo.
Ojos cerrados de hedonistas despreocupados.
Sin mañanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada