domingo, 12 de abril de 2009

Días de pasión, o de falta de ella.
Normalidad, caos y vacío con el tiempo de la mano.
A partes iguales.

Descuartizando lo impartible. Lo imperdible.
Metros o kilómetros.
Rarezas.

Imperdonable.
Poco a poco. Te quedas fría.
Lo niegas. Te niegas.

Piensas y evitas pensar.
Pero ahí queda.

Lo que siempre está y no se ve.
Sólo cuando alumbra lo oscuro.
Lo de siempre. Humo y alcohol para todos.

Confusión y caprichos. Quizá daño.
Y todo como hace años, tantos que no recuerdas cuántos.

Abrazos y risas.
Con el escudo de las miradas cuando estamos cerca.
Y siempre seremos nosotros.

Inevitablemente, la certeza del error.
Sin fin, ni llaves.
Despistados profesionales.

Luego me desdigo, me arrepiento de pensar. De pensarlo.
De jugar. Y de que participes.
Y tú también; lo sabes, lo sé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada