lunes, 24 de mayo de 2010

Me cuelo por tu cerradura.
El aire entra y se escapa aunque cierres con llave.

Ya sabes a qué huele. A pimienta.
Estornudas. Salgo y vuelvo a entrar.

Balancín perfecto. Pecho con pecho.
No sé qué latido es mio y cuál es nuestro.

Me anudo a tu espalda. Pasión de hielo.
Sigue el ritmo con tus dedos.

Abro los ojos. No te veo.
De nuevo ha sido sólo un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada