lunes, 26 de octubre de 2009

Te miro.
Luz entre las rendijas de tu persiana.
Ojos entreabiertos.

Te sueño.
Suspiros y fantasía bajo mis sábanas.
Respiración entrecortada.

Te escucho.
Nueve números acortan la distancia.
Manos heladas.

Te espero.
Círculos viciosos se dibujan en los andenes.
El corazón se une a la garganta.

Te deseo.
Noches encontrando más de lo que nos perdemos.
Piernas de hiedra.

Te tengo.
No saber donde acabas tú y donde empieza el resto.
Mente anestesiada.

Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada