martes, 2 de marzo de 2010

Señales de humo.
Mil y una colillas en el suelo.
El corazón destrozado por efectos placebo.

Me prendo.
Cólera que no mata; engorda.
Alimenta el odio, la rabia y las ganas de perderme.

Suelta mi mano.
Sólo soporto a la ginebra.
Sé que ella mentirá a la mañana siguiente.

Arráncame la sonrisa.
Dolerán tanto tus manos en mi boca.
Sí, la incertidumbre acabó volviéndome loca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada